divendres, 5 de març de 2010

Error

El cuaderno estaba encima de la mesa. En la primera página, despacio, meticulosamente, escribió su nombre, con las iniciales grandes y barrocas. Esperó que la tinta se secara pacientemente.

De todos los colores, en la tinta prefería el negro, pues parecía más solemne.

Cuando desapareció el brillo del último de los trazos, pasó la página. Echó una ojeada al reloj de pared que por encima de su cabeza marcaba de manera objetiva el paso del tiempo. Eran las 11:59 de la noche. En la hoja en blanco, escribió:

“Moriré mañana a las 11:59 de la noche.”

Esperó a que la tinta se secara. Cuando desapareció el brillo del último de los trazos, cerró el cuaderno.

Entonces se fue a la cama, pero no podía dormir. Pensó en leer algo, pero no quería empezar ningún libro ahora que se iba a morir. Pensó en escribir sus memorias, pero le pareció absurdo, pues nunca llegaría a terminarlas. Así que se levantó de la cama para instalarse en el sofá frente al televisor. Resultó ser el mejor remedio para el insomnio. Quedó dormido en el sofá mientras por la tele pasaban imágenes de programas malos de madrugada.

Se despertó cuando la luz empezaba a cambiar el color del cielo. Tenía todo el cuerpo dolorido. Cerró la televisión. Se levantó y estiró un poco sus miembros agarrotados. Tenía hambre.

Lentamente, siempre lentamente, preparó el desayuno. Dos tostadas con mermelada y un café, como siempre, desde hacía tanto tempo que su memoria no alcanzaba a recordar. Mientras subía el café bajó al quisco de la esquina en bata a comprar el diario, que momentos más tarde leía, enterándose de las noticias del día anterior a su muerte. Se lo leyó de cabo a rabo, terminando cuando ya hacía rato que las tostadas habían quedado reducidas a cuatro migajas.

Sin nada mejor que hacer, dobló el diario por la sección de pasatiempos e intentó completarlos todos. Se rindió cuando volvió a sentir hambre.

Entonces se terminó las sobras que quedaban en la nevera, y se sentó contemplando otro café. Le quedaban unas nueve horas de vida. ¿Qué haría con ellas? Al final decidió ver su colección de películas de nuevo. No eran muchas. Solo tenía 5, que habían llegado a sus manos de maneras diversas, pero de las que no había comprado ninguna.

Y así pasó la tarde, viendo una historia tras otra. El sol descendió de su trono para fundirse a la tierra en su abrazo diario, y la noche cubrió el cielo como una mancha de tinta cubre el papel.

Cuando terminó la última película, ya quedaba menos de una hora para su muerte. Colocó con cuidado cada cinta en el lugar que le correspondía en la corta hileram y kuego se sentó en el escritorio como lo había hecho la noche anterior.

El cuaderno estaba encima de la mesa. Lo abrió por la primera página, despacio, donde estaba su nombre escrito con letra de caligrafía infantil, con las iniciales grandes y barrocas. Lo miró durante un rato. Finalmente, pasó la página, para encontrarse con la frase negra:

“Moriré mañana a las 11:59 de la noche.”

Posó su mirada en el reloj de pared que por encima de su cabeza marcaba de manera objetiva el paso del tiempo. Las 11:30. Las 11:31. Las 11:32. Las 11:33…

Cuando la aguja avanzó hasta las 11:58, su corazón dormido pareció reaccionar por un breve momento con un latido más rápido del habitual. Sesenta segundos, solo sesenta segundos.

Y entonces, las 11:59.

Nada ocurrió.

Sesenta segundos. Y las 12.

Unas campanas redoblaron en algún lugar, lejos. Empezaba un nuevo día. Miró sin comprender la frase que había escrito en el cuaderno. ¿Qué ocurría? O mejor dicho, ¿Qué no ocurría? Entonces lo comprendió y su cara se desfiguró en una mueca de horror.

¿Qué había hecho? ¿Cómo había podido cometer tal fallo léxico?

Moriría mañana. Siempre mañana. Se había condenado a vivir eternamente.


***


Es nota que estic llegint Death Note? (Dezu No-to!! el katakana em mata... xD)

diumenge, 28 de febrer de 2010

"Uprising"-MUSE

Paranoia is in bloom,

The PR, transmissions will resume

They'll try to, push drugs that keep us all dumbed down

And hope that, we will never see the truth around

(So come on)

Another promise, another seed

Another, packaged lie to keep us trapped in greed

And all the, green belts wrapped around our minds

And endless, red tape to keep the truth confined

(So come on)

They will not force us

They will stop degrading us

They will not control us

We will be victorious

So come on

Interchanging mind control

Come let the, revolution takes its toll

If you could, flick the switch and open your third eye

You'd see that, we should never be afraid to die

(So come on)

Rise up and take the power back

It's time the, fat cats had a heart attack

They know that, their time's coming to an end

We have to, unify and watch our flag ascend

(So come on)

They will not force us

They will stop degrading us

They will not control us

We will be victorious

So come on

Hey, hey, hey, hey

Hey, hey, hey, hey

Hey, hey, hey, hey

They will not force us

They will stop degrading us

They will not control us

We will be victorious

So come on

Aixecament

La paranoia està floreixent

Les transmissions de PR resumiran

Intentaran fer servir drogues que ens mantindran a tots atontats

Esperant que mai veurem la veritat que ens envolta

(Vine i revela't)

Una altra promesa, una altra lllavor

Una altra mentida empaquetada per mantenir-nos atrapats en la cobdícia

I tots els cinturons verds que envolten les nostres ments

I infinita cinta vermella per mantenir la veritat confinada

(Vine i revela't)

Ells no ens forçaran

Ells pararan de degradar-nos

Ells no ens controlaran

Serem victoriosos

Vine i revela't

Control de ment intercanviable

Vine i deixa que la revolució cobri el seu peatge

Si poguessis apretar l'interruptor i obrir el teu tercer ull

Veuries que no hauríem de tenir por de morir

(Vine i revela't)

Aixeca't i recupera el poder

És l'hora de que els gats grassos tinguin un atac de cor

Ells saben que el seu temps s'està acaban

Ens hem d'unir i veure com s'hissa la nostra bandera

(Vine i revela't)

Ells no ens forçaran

Ells pararan de degradar-nos

Ells no ens controlaran

Serem victoriosos

Vine i revela't

Hey, hey, hey, hey

Hey, hey, hey, hey

Hey, hey, hey, hey

Ells no ens forçaran

Ells pararan de degradar-nos

Ells no ens controlaran

Serem victoriosos

Vine i revela't

dissabte, 30 de gener de 2010

Bulímia

L'ansietat s'estava apoderant del meu cos. Feia dues nits que no m'alimentava. L'últim cop havia sigut horrible, no volia pensar-hi... Després d'haver-me eixugat la boca donant per finalitzat el festí, en ser conscient de les despulles davant meu, l'angoixa i la culpabilitat m'havien portat a prometre'm a mi mateix que no tornaria a fer-ho. Tant m'era si allò conllevava la meva mort. En aquell moment no soportava el pensament de repetir l'escena.
Però tenia gana.
No volia trencar la meva promesa. Una mirada cap a la meva mà em va fer adonar de l'aparença de paper de fumar que tenia la meva pell. Bé, si més no, encara no volia trencar-la. Volia aguantar una mica més, si més no per no trair-me del tot.
Necessitava aire. Sortiria a donar un volt. Això sí que ho podia fer.
Vaig sortir de l'hotel sense ser vist, i em va rebre la resplandor blanca de la lluna, que brillava plena, un exemple de la perfecció que jo mai podria assolir.
Vaig passejar pels carrers de la ciutat sense rumb. Aquella part era molt tranquil·la, i encara no m'havia creuat amb ningú. La veritat és que em preguntava quina seria la meva reacció quan em creués amb algú solitari...
La primera persona que vaig trobar-me va ser un home borratxo assegut a terra amb una ampolla mig buida. Passar de llarg no em va suposar un gran esforç.
Més endavant em vaig trobar una dona anciana que obria la porta de casa seva. Vaig sospirar tranquil, cap olor em cridava. Potser en realitat no seria tan difícil...
Però llavors, en un portal, banyats per la llum de la lluna, els vaig veure.
Eren dos joves, adolescents. Els tirants del vestit d'ella queien mostrant les seves espatlles, el clatell d'ell s'arquejava graciosament vers ella. Les seves pells brillaven blanques, però no d'un blanc translúcid com la meva, sinó sanes, bategants de la passió que experimentaven amb el contacte l'una de l'altra. Els dos joves s'estaven besant, i no em podien veure arribar.
Els vaig estar contemplant uns segons que van semblar eterns. A cada instant creixia el desig dintre meu, fins que el meu cos va decidir per mi.
Mentre m'abalançava sobre la parella, em deia a mi mateix, inútilment "no ho facis, vés-te'n". Mentre els meus ullals es clavaven en el coll d'ell abans de que ni tan sols ella s'adonés que alguna cosa passava, pensava "encara ets a temps de marxar".
Mentre sota la mirada aterroritzada d'ella, incapaç de moure's, dessagnava el noi, em deia "no el deixis sec i podrà viure, és jove".
Mentre el cos sense vida d'ell queia a terra i jo em girava cap a la noia, la meva pròpia veu em cridava dins del cervell "almenys deixa-la viure a ella!".
I mentre l'estrenyia entre els meus braços i li besava el coll descobert en un petó mortal, ella suplicava "no, sisplau..."
La meva última víctima havia estat un nadó. No havia volgut matar ningú la nit passada. I ara tenia davant meu dues víctimes joves que havien pagat la meva rebequeria.
L'angoixa em va començar a corroure per dins. Per què? Per què no podia acabar amb allò, ser prou valent per acabar amb mi mateix? Jo no volia ser un vampir!

La noia va engolir l'última galeta coberta de nata. Va fer un sospir i va mirar a la taula davant d'ella, tota plena de restes. Pinyols de fruita, embolcalls de plàstic, molles... En silenci, va començar a ordenar-ho tot. Va emplenar la paperera, va tornar els paquets que no havia gosat menjat als seus calaixos, i per últim va guardar la nata a la nevera. Va tancar-ne la porta blanca d'un cop sec. Es va quedar allà dreta, sense moure's, per un moment, i finalment es va esfondrar. Recolzant l'esquena contra l'electrodomèstic, va anar relliscant fins a quedar asseguda a terra, on es va fer una bola, sentint totes les seves carns, el ventre que amenaçava d'explotar, i on va plorar amargament per ser incapaç de posar fre a l'ansietat que li feia omplir el cos de menjar per compensar allò que fos que li faltava.

dijous, 24 de desembre de 2009

24 de noviembre

Tengo muchos testigos que pueden asegurar que a medida que la fecha se acercaba (primero era el viernes 27, y luego lo cambiaron al 24, echando abajo los planes de mucha gente, aunque favoreciéndome a mi…) mi persona era cada vez más difícil de tratar y más monotemática. Esta situación llego a su cumbre cuando faltaban tres días, y una servidora estaba resfriada y con dolor de cuello. Me traté amorosamente, pero de todos modos el día D no estaba del todo recuperada. Esto no me impidió salir de Palau a las 8:30 para estar en el Palau Sant Jordi a las 10.


No había mucha cola. A medida que las horas iban pasando se iba alargando y alargando, pero de una forma gradual y pausada, hasta más o menos las 4 de la tarde, momento en que la tensión empezó a calar en nuestros ánimos. Yo de hecho estaba tranquila. No me creía que lo que iba a vivir fuera real –no me lo creí ni antes, ni durante, ni después-, pero lo que era real era que había mucha gente con mucho morro que se estaba colando descaradamente. Un tumulto se empezó a formar al frente a las vallas de seguridad que habían sido colocadas por la mañana.

Nosotras, por suerte, estábamos bien colocadas, y no se nos coló nadie. A las 5 la gente se levantó. Nos esperaban dos horas y media de tensión aterradora. los ensayos que habíamos oído antes (un aperitivo de lo que sería Undisclosed Desires) habían sido un tastillo con el que pasar el rato.

Para desgracia de nuestro sistema nervioso, las puertas no se abrieron hasta las 7 y media. Las peticiones de que no corriéramos habían sonado ridículas, y lo parecieron aun más cuando todo el mundo se lanzó a la carrera por escaleras que daban miedo para obtener el oro: un puesto en primera fila. Nosotras lo conseguimos, un puesto de lujo frente a lo que parecían tres gigantescos edificios en medio del escenario. La visión del micro que iba a captar la voz de Matthew Bellamy en el lateral izquierdo del escenario, cerca de nosotras, me hizo pegar un grito que molestó a más de uno...


Mucha gente se queja de que éste es el momento en que los minutos pasan más lentamente, pero a mí, pese a los empujones que me apretaban desde la izquierda, después de lo mal que lo había pasado un rato antes, me pareció poco tiempo el que tardaron Biffy Clyro en salir al escenario, torso desnudo el cantante/guitarrista y mucha energía por desprender.

Tocaron y se fueron, y de nuevo el rato que tardaron las luces a fundirse me pareció poco. Pudimos ver a la Keytar y a la Glitter (guitarras de Matthew) por primera vez (más gritos), cosa que nos hizo bastante amena la espera (al menos a mí).


Cuando finalmente nos quedamos a oscuras otra vez gritamos todos como uno solo, pero yo seguía sin creérmelo, apretando con fuerza la mano de mi amiga. Delante nuestro, proyectados en los tres edificios, teníamos los mejores visuales que he visto nunca. La influencia de 1984 de George Orwell era muy clara: gente subiendo, ordenados en fila, todos iguales. Subiendo y subiendo, hasta que… Cae uno. La multitud gritó. El efecto dominó se produce en los tres edificios, y finalmente, las telas que cubren los edificios caen, y ahí subidos están ellos tocando Uprising con una fuerza que hace que todo parezca más irreal. Aún así, grité y canté con todas mis fuerzas. Matthew nos cegó con un mini espejo con el que refleja los láseres verdes del escenario, Dominic Howard sonreía (como siempre) detrás de su nueva batería con estampado vintage, y Christopher Wolsenholme (como siempre) sacudía la cabeza arriba y abajo, de un modo del que sólo es capaz él. Comprobado por los fans: no recomendamos imitarle. Las consecuencias son agudos dolores de cuello de bastante duración.


Después de la revolucionaria Uprising, Matt lanzó sus gafas azules con luces (rebotaron delante nuestro en el foso…pero no tuvimos suerte, se las quedó otra chica) prosiguieron con Resistance, tema que da nombre al disco, que nos cuenta la historia de amor de 1984. Una canción preciosa llena de energía. Acaban la canción y, de improvisto, empiezan a sonar unas notas con el piano (Morgan Nichols, el asistente de la banda en directo, está medio escondido con su teclado entre los edificios de Dom y de Chris) que todos conocemos muy bien… Matthew empieza a cantar New Born a medida que las plataformas de los edificios van bajando, y en el preciso momento en que entra la guitarra y empieza a tocar llega al suelo y se acerca a nosotras.

No me acuerdo exactamente de nada de lo que hice en el concierto, sólo sé que canté y grité con toda mi alma y que ellos estuvieron impresionantes. Así que si puedo decir que Matt se lanzó al suelo en momentos de New Born es por haberlo visto después en vídeos de fans.

Después de New Born aprovecharon para saludarnos y Dom se disculpó por el cambio de fecha, que había sido a causa del “bloody tennis” (la Copa Davis).

A esto siguió Map of the Problematique, para mi disgusto personal. Creo que es una de las canciones de Muse menos buenas, que podría haber sido reemplazada en el setlist prácticamente por cualquier otra. Esto no quiera decir que no la cantara, claro…

Fui compensada cuando la canción archiconocida por las adolescentes crepusculeras empezó a sonar, con Matthew al lateral del escenario y Chris en el otro. Supermassive Black Hole es una de las canciones a las que más adicta soy, y me disgusta sobremanera que el fenómeno Crepúsculo la haya tomado como bandera (y como consecuencia haya hecho que haya mucha fan suelta que en realidad solo conoce dos canciones).

MK Ultra quizá no hizo perder el control (“Now we’re falling, we are loosing control…”)a tanta gente como otras canciones hicieron, pero por ser del nuevo disco (y a la gente le cuesta aprenderse los nuevos discos) no estuvo nada pero que nada mal.

Entonces las notas del Interlude nos anunciaron a todos que Hysteria había llegado. Observar a Chris era algo increíble, el cuello de este hombre está para ser investigado por la ciencia, en serio. Ahí fue cuando le imité más… Estuve unos cuantos días sin poder decir sí y no con la cabeza.

Después de Hysteria, Matthew nos dejó con una sorpresa: Nishe. Una B-side instrumental (muy sugerente) del primer disco de la banda, en el que han utilizado fotografías de fans para formar la palabra Muse en las pantallas (aunque yo no me enteré, estaba bailando… Lo vi en Madrid).

Mientras Dom y Chris tocaban aquella maravilla desconocida para muchos, unos cuantos técnicos sacaron a la luz el piano de cola de Matthew. Éste volvió a aparecer, se sentó en el banquillo, y a medida que las primeras notas de United States of Eurasia deleitaban nuestros oídos las torres empezaban a subir. Subidos ahí tocaron este primer single de The Resistance que estuvo relacionado con una caza del tesoro (de Pendrivers con puzles concretamente...) a nivel mundial, y luego su versión más conocida: la increíble Feeling Good. Sí, todos nos sentíamos bien.

Los edificios bajaron, y empezó Guiding Light, una de las canciones de amor (sin caer en lo cursi) que hay en el último disco. Matt desapareció de nuevo, y Dom y Chris nos ofrecieron otro solo.

Y qué solo.

Lo han bautizado Helsinki Jam, pues fue tocado por primera vez en esta ciudad en el inicio de gira. Chris se sube a la plataforma de Dom, y empiezan a tocar con una gran potencia mientras se elevan al mismo tiempo que van girando, formando una espiral de subida y de bajada. Sin palabras.


Después de este episodio de alucine colectivo, vino la anécdota del concierto. Matthew salió con su Keytar (es una guitarra que no tiene cuerdas, sino teclado donde deberían estar las pastillas) empezando la entrada de Undisclosed Desires. Pero se encontró que en el momento en el que tenía que entrar el bajo, éste no entró. Matthew miró a Chris. Lamento aun no haberle visto la cara, pues me daba la espalda, pero me lo imagino dirigiéndole una mirada de “y tú qué” al miembro más joven de la banda pero también al padre de cuatro hijos el cual se estaba fumando un cigarrillo.

Undisclosed Desires es una canción preciosa, aunque tiene muchos detractores puesto que es la más innovadora del grupo hasta ahora. Usa muchos componentes de música electrónicoa y no es del gusto de los fans más heavys. En fin, qué le haremos…

Después de Undisclosed Desires vino Starlight. Starlight es en mi opinión, la canción más comercial de Muse. Pero tengo que reconocer, a mi pesar, que me gusta… Aunque no tanto como otras. De todas formas, fue muy coreada.


Pero después de esta balada, vino otra joya clásica. El riff de Plug-in Baby sonó con potencia y nos electrizó a todos. La letra de esta canción puede no tener mucho sentido para quien lo busque, pero sólo se trata de ponerle imaginación (sobre todo después de dos baladas, las palabras “to forget your love” suenan sospechosas).

Después de este momento, la banda nos recordó que Our Time is Running Out, canción que está situada normalmente cuando el setlist, efectivamente, ya se está acabando. Es una canción increíble, durante la que Matthew y Chris intercambiaron puestos, de modo que tuvimos al gran bajista muy cerca. La pena es que la gente alrededor nuestro estaba mirando a la pantalla a ver qué hacía Matthew en lugar de mirar al Hombre del Cuello de Goma.

Antes de la pausa sonó Unnatural Selection, una canción que habla de la suerte que favorece a unos de forma injusta en la vida, y que lleva una gran razón. Como MK Ultra, pese a ser del último disco, ya se ha instalado en nuestros corazones.

Todos sabíamos que después de la pausa nos aguardaba aún una de las más grandes canciones de Muse. Sin embargo, no nos esperábamos, al menos yo no me esperaba, que volvieran con la primera parte de la sinfonía del Exogenesis, que comprende las tres últimas canciones de The Resistance. Lástima que solo tocaron la primera parte Overture, aunque quedó espectacular.

Tampoco me esperaba que después de este momento en que todos parecíamos flotar en el agua (es una sensación que produce esta canción) empezara a sonar Stockholm Syndrome (conocida por los fans hispanohablantes como “Síndrome de Estocolmo”). Intentaban convencernos que “This is the last time I forget you, and this is the last time I’ll abandon you… I WISH I COOOOULD!!!!!”. Es una canción de las que vuelven loco a cualquiera, con uno de los riffs impresionantes de Matt.

I finalmente, llegó el final. The Man With A Harmonica (o séase, Christopher) una versión de la música de la película Once Upon a Time In The West, fue seguida de la épica Knights of Cydonia, una canción que se supone que dura unos seis minutos y que pasó como un instante.

Todo el concierto pasó como un instante. Se despidieron rápido, Dom se adelantó para darle sus baquetas a una chica que habíamos conocido antes en la cola, y desaparecieron.


Si no hubiera sido porque los iba a ver el sábado siguiente, me habría derrumbado.

diumenge, 22 de novembre de 2009

Waking

She opened her eyes and blinked as the blurred vision of the place she was in started to define. It was somewhere small and claustrophobic, the silhouette of a curtain allowing little light to flow in.
Where was she?
The sound of someone’s breathing next to her made her suddenly realize her situation as the memories of the previous night burst in her mind, changing the world around her.
She rolled on her back to face the figure resting at her side, the sleeping features of a man in his early thirties. It was a face she knew very well, she could have drawn it without looking at any model. Actually she’d drawn it many times. But she hadn’t had the opportunity to look into those big blue eyes until last night. And the experience exceeded by far her expectations, though she had to admit that she’d dreamed what she was living now more than once. But she wasn’t a pervert. He wasn’t a pervert, this is. Was he?
He was a rockstar and she was sixteen years old.
She felt she loved him and he was so far away. Closer than ever, that’s true, but still far in the distance.
And now she was so afraid to lose him. To lose the little she had gained. She was afraid of the moment he would open his eyes and look at her, say thank you (or maybe not even that) and goodbye forever, with a cold smile on his face.
She was just another groupie for him, she was sure.
But she already knew it was this way the night before, didn’t she? She knew the consequences; she knew she would feel like she was feeling now the next morning.
But she did it the same.
Had it been worth it?
Absolutely, hands down.


She rested her head on the pillow and stared at him, memorizing every little detail of the scene. The creases of the sheets that covered their bodies. His locks of hair sprawled in every direction around his head. The curve of his eyelashes. The dimple in his chin. The sound of his breathing.
Then she thought of the music he wrote. How could be bad a person who could wrote those notes and those lyrics, with such sensitivity, such background behind?
What would he do when he woke? Now that was all that mattered.
She didn’t dare to move, she was barely breathing. She was thinking what she would say, the ease that had filled her the previous night long gone.
“I don’t want you to go.” she whispered unconsciously.
He moved a little bit, tilting his head out of the pillow. She forgot to breathe for an instant. When she saw he stayed asleep she relaxed again her body, though she was breaking down with despair inside. She didn’t want him to open his eyes. At the same time, she wished the uncertainty to be over.
The seconds tickled by, slowly and fast. Minutes passed. Perhaps hours. She didn’t know how long had she been watching him sleep, but she felt more nervous every second.
In her mind, she reached to a conclusion.
She wouldn’t stand knowing that she had not been important for him. She had to do something so he would look at her as something unique. She wanted to be a turning point in his life.
But what could she do? She was so meaningless…
Then it occurred to her that if she couldn’t be a turning point, she could be the final goal.
At first this thought make she smile. You’re definitely crazy she thought by herself. But then, as she visualized it, it started to make sense. Why not? She wanted to be important for him…
She looked at him once more, that peaceful face. She realized he was under her power. She was feeling powerful. This made her took the decision.
Slowly, silently, she sat up. She took her pillow and embraced it with her naked body. She bended carefully, and gently pressed her lips against his, so gently they were barely touching. The kiss lasted for few seconds, and she put all her soul into it, even though he couldn’t notice. She smiled at the thought, because truth was it had always been this way, he had never noticed her love, and he never would. She sat up again and took a breath.
Then, with determination, she pushed the pillow on his face.
She was going to be his end.


Queden 2 dies, i també en queden 6.
I tinc por...

dissabte, 10 d’octubre de 2009

Desire

Lentament, s'endinsa en la boira. Al seu voltant, tot és un vast aiguamoll d'aigües grises la profunditat de les quals és impossible d'endevinar. A poc a poc, camina posant un peu davant de l'altre sobre el camí laberíntic que forma la terra emergent.
La solitud és tangible, però no angoixosa. Al contrari, una sensació de calma s'extèn des de les puntes dels dits que toquen la terra humida fins les arrels dels cabells.
El temps no transcorre, és etern; una passa darrera l'altra, la repetició és infinita.
No sap quant fa que la boira l'envolta ni quantes passes ha caminat. És l'únic que ha conegut i no en sap res del Sol ni de la terra seca, ni té cap inquietud per fer-ho.

Tanmateix, s'equivoca. El temps transcorre i el nombre de passes és finit. Es deté quan es troba en un lloc que sembla diferent a la resta de l'aiguamoll. És un racó com una illa de terra emergent, de la qual surten moltes ramificacions d'estrets caminets. I, al centre, un petit to de color contrasta amb la gamma de grisos que l'envolta. No ho sap, però es tracta d'una flor. La curiositat pot més que l'angoixa que li desperta aquesta situació nova, i s'agenolla per veure millor aquest prodigi.
Amb compte, acaricia els pètals vellutats. Tots els seus membres s'estremeixen al tacte d'una cosa tan suau. I llavors, d'improvist, una carícia li recorre tota l'esquena seguint la columna vertebral.
La sensació és tant agradable que ni tan sols es gira per saber què la provoca. A poc a poc, les seves parpelles es tanquen i s'abandona a les carícies que deixen l'esquena per recòrrer-li els braços, la cintura, l'estèrnon, la clavícula, el coll, el rostre...
Un sospir de plaer s'escapa d'entre els seus llavis, i entreobre els ulls buscant l'origen del contacte. Al moment lamenta haver-ho fet. Les carícies cessen. Ha arrencat la flor sense voler i ara la té entre les seves mans, on ja s'està marcint. La solitud torna a ser la seva única companya. Però no ha tornat la calma.
La llavor de la inquietud ha sigut sembrada dintre seu. Quines eren les noves sensacions que li han transferit aquelles carícies? Perquè han hagut d'acabar? Ja no vol caminar més per l'aiguamoll ni sentir la pressió humida de la boira contra la seva pell. Els seus porus s'han despertat i busquen alguna cosa més.
Però cap a on ha d'anar? Cap on s'han de dirigir les seves passes aquest cop?
S'aixeca. La incertesa i la necessitat d'allò que no posseeix s'han instal·lat en el seu cor.


Què és el desig? Es pot fingir? Què el provoca? Tinc la sensació de que s'equivoquen quan em diuen que segur que l'he experimentat algun cop...

dilluns, 21 de setembre de 2009

The Resistance

Suposo que no és el millor lloc per posar això, però ara mateix em dóna igual.

"They're Invincible, they are Uno, they are Muse!", com deia un fan en un poema tot de títols de cançons de la banda. Jo hi afegeixo que són els "putus amus". És que no té un altre nom, i si no només cal comprovar el que fan quan els obliguen a fer playback... (el vídeo que acabo de posar és el testimoni més recent, però sisplau, recordem plegats perquè van ser expulsats de Radio 3...)

Total, que estic eufòrica pel nou disc i pel nou curs: per fi fem una cosa que es diu classe normal! A part de 16 hores a la setmana parlant d'art 8-)

I sembla que les dues coses van totes juntes, perquè si aconsegueixo el que tinc planejat, el meu treball de recerca tindrà molt a veure amb l'últim disc de Muse, concretament amb la seva conceptualitat que fàcilment es pot convertir en una història...

Visca The Resistance, un Uprising per a uns United States of Eurasia sense Collateral Damage, MKUltra mai havia arribat a aquests nivells ni tan sols amb la Unnatural Selection de l'Exogenesis, la Resistance ha aconseguit satisfer els nostres Undisclosed Desires i s'ha convertit en la nostra Guiding Light, i només puc dir que I Belong To You i que Mon Coeur s'Ouvre à Ta Voix, Matt.

Es nota que estic alterada? xD